Al usar este sitio acepta el uso de cookies propias y de terceros para análisis, contenido personalizado y publicidad. Cerrar Más información
Derecho.com Productos y Servicios Jurídicos: Contratos Libros Legislación

+ Responder tema
Resultados 1 al 8 de 8
  1. #1
    Senior Member
    Fecha de ingreso
    16 oct, 05
    Ubicación
    algeciras
    Mensajes
    172

    SEXO ENTRE MENORES

    ¿Es lícito sexo consentido de una niña de 14 años con un menor de 16años por ejemplo? Amplien supustos en este sentido.

    Gracias.
    SERPICO

  2. #2
    Senior Member
    Fecha de ingreso
    02 ago, 06
    Mensajes
    123

    Re: SEXO ENTRE MENORES

    Siendo mayor de 13 años y no existiendo engaño, promesa, intimidación o violencia entiendo que sí sería lícito.
    Por otro lado, el Código Civil recoge la posibilidad de matrimonio para los mayores de 14 años previa dispensa.
    Quizá, si la relación fuera, en lo sexual, pervertida, inmoral o negativa para la menor…, pero parece difícil dada la proximidad de las edades de los dos menores.
    Es mi opinión, pero seguro que habrá más.
    Un saludo.

  3. #3
    Senior Member
    Fecha de ingreso
    31 jul, 06
    Ubicación
    Granada, España
    Mensajes
    1,696

    Re: SEXO ENTRE MENORES

    Interesante cuestión.
    Los abusos sexuales
    A diferencia del delito de agresión sexual, en el delito de abusos sexuales no interviene la violencia ni la intimidación. La persona que lo comete realiza actos que atentan contra la libertad sexual de la víctima sin que ésta preste su consentimiento.

    En todo caso, se consideran abusos sexuales no consentidos los que se ejerzan sobre menores de 13 años, sobre personas con trastorno mental o privadas de sentido.

    También es constitutivo de delito si en el agresor obtiene el consentimiento de la víctima haciendo valer una situación de superioridad sobre la misma que coarte su libertad.

    Además también he visto en internet:
    3. Abusos sexuales.
    Los abusos sexuales se encuentran regulados en los artículos 181, 182 y 183, Capítulo
    II, del Título VIII del Código Penal. Su regulación resulta compleja y llena de
    decisiones problemáticas, por lo que se trata de uno de los capítulos menos afortunados
    23 Vid. M. Alonso Alamo, «Aproximación al bien jurídico protegido en los delitos contra el honor», El nuevo
    Derecho penal español. Estudios penales en memoria del profesor José Manuel Valle Muñiz, Pamplona, 2001, pp.
    914 y 917; por motivos obvios no entramos en el desarrollo de esa idea, como tampoco en la delimitación del
    concepto legal de integridad moral, que probablemente no sea del todo afortunado; al respecto, id. M. Alonso
    Alamo, p. 915, n. 20.
    24 J.C. Carbonell Mateu; J.L. González Cussac, Comentarios al Código Penal de 1995 I, Valencia, 1996, p.
    894; en esta misma línea, vid. M. Alonso Alamo, loc. cit., passim, donde desarrolla el punto de vista expuesto.
    Manuel Gómez Tomillo
    Revista Electrónica de Ciencia Penal y Criminología. 2005, núm. 07-04, p. 04:1-04:35  ISSN 1695-0194
    04: 10
    del Código Penal. Es conocido como la característica común a todos ellos es la ausencia
    de violencia o de intimidación y de consentimiento. La diferencia con las agresiones
    sexuales no radica, pues, en la naturaleza de los hechos de índole sexual llevados a
    cabo que pueden ser los mismos, sino en el elemento citado. No podemos detenernos
    en todos los detalles de la materia, en la medida en que se encuentra afectada por la
    reforma tan sólo puntualmente. No obstante, podemos realizar alguna consideración
    circunstancial.
    Entre las hipótesis de abusos sexuales se encuentran aquellos en los que la víctima
    es menor de trece años, donde la Ley, en el artículo 181.2, parece presumir iuris et de
    iure la imposibilidad de que éstos presten un consentimiento válido, con independencia
    de si el desarrollo psicológico del menor permite sostener que posee madurez suficiente
    para consentir libremente el contacto sexual25. En las hipótesis en las que el agente
    mantiene relaciones sexuales con un menor de trece años con una amplia experiencia
    previa, alguna sentencia de tribunales de instancia ha considerado ese factor como
    suficiente para excluir la responsabilidad del sujeto activo. Ciertamente, como es
    sabido, no todo hecho subsumible formalmente en el tipo es automáticamente relevante
    para el Derecho penal. Se requiere que la acción sea peligrosa para el bien jurídico
    protegido y comprendida dentro del ámbito de prohibición de la norma. Tal construcción
    sólo admite la excepción de los delitos de peligro abstracto puro. En consecuencia,
    se trata de determinar si estamos o no ante un fenómeno de estas características o no. Si
    se acepta que el delito de abusos sexuales es un delito de peligro abstracto puro, la
    conclusión es que basta la mera contraposición del comportamiento con la norma para
    que se afirme la tipicidad del comportamiento. En esta clase de delitos, el peligro para
    el bien jurídico protegido sería tan sólo el motivo que ha llevado al legislador a regular
    la materia, no se requiere que en el caso concreto haya efectivamente existido el
    mismo; ni siquiera se exigiría la aptitud de la conducta para causar la lesión. Desde
    nuestra perspectiva, esa parece ser la voluntad de la Ley: cerrar el paso a las relaciones
    sexuales de los menores de trece años, en todo caso, primando, en consecuencia, el
    valor seguridad jurídic a.
    Con independencia de lo expresado, es posible distinguir tres subgrupos de conductas
    punibles: el artículo 181, que se refiere a atentados a la libertad sexual o indemnidad
    sexual; el artículo 182 orientado a los abusos sexuales que consistan en acceso
    carnal por vía vaginal, anal o bucal o introducción de objetos o miembros corporales
    por las dos primeras vías; y el artículo 183 que capta los abusos sexuales cuando
    intervenga engaño, con independencia de si éste consiste en el acceso carnal o en otro
    atentado a la libertad sexual.
    25 Críticamente F. Muñoz Conde, Derecho penal. Parte especial, 1999, op. cit., p. 212.
    Con respecto a la compatibilidad entre esta hipótesis y la circunstancia agravante del artículo 180.3, aplicable
    en virtud del artículo 182.2 CP, afirma el TS que «Siendo preciso armonizar la exigencia de aplicación del
    principio general non bis in idem y la previsión agravatoria del art. 182.2 CP 1995 (LA LEY-LEG. 3996/1995) de
    la versión originaria del Código, se ha entendido que sólo en aquellos casos en que además de la edad concurran
    otras circunstancias incardinables en la especial vulnerabilidad de la víctima, será compat ible la aplicación del
    subtipo agravado, mientras que en aquellos supuestos en los que sólo sea la edad el hecho tomado para aplicar el
    tipo básico y la agravación, no cabe esta última» (STS 9 Feb. 2004 Ponente: Sr. Saavedra Ruiz).
    Derecho penal sexual y reforma legal: Análisis desde una perspectiva político criminal
    RECPC 07-04 (2005) - http://criminet.ugr.es/recpc/07/recpc07-04.pdf
    04: 11
    1.- El artículo 181.1 castiga al que sin violencia o intimidación y sin que medie consentimiento,
    realizare actos que atenten contra la libertad o indemnidad sexual de otra
    persona. En cuanto a la referencia legal al ataque a la libertad sexual de otro, es válido
    todo lo dicho anteriormente, al examinar el tipo básico del delito de agresiones sexuales
    del artículo 178; mientras que la alusión a la indemnidad sexual de otro, se entiende
    aplicable a los supuestos en los que la víctima es un menor o un incapaz. En general, la
    acción típica se circunscribe sobre todo a los contactos físicos sobre zonas del cuerpo
    ajeno sexualmente significativas, sin que se pueda afirmar que los tocamientos constituyen
    una exigencia legal, de forma que cualquier ataque a la libertad o indemnidad
    sexual ajenas con independencia de si existe o no el contacto físico determina la
    tipicidad de la conducta26.
    Desde nuestra perspectiva, los defectos de la regulación legal son, como mínimo,
    dos. En primer lugar, la introducción del bien jurídico en la descripción típica, en un
    afán de captar toda hipótesis imaginable, a costa de perder la nitidez del perfil típico y
    de abarcar más supuestos de los que políticocriminalmente se pueden estimar merecedores
    o necesitados de pena. En segundo lugar, e íntimamente ligado a lo anterior, la
    necesidad de excluir el contacto físico como exigencia típica. Son múltiples los ejemplos
    que pueden ilustrar lo afirmado.
    Así, apenas puede dudarse de que el tipo capta, entre otros, los actos proditorios o
    sorpresivos; nos referimos a los casos de contacto físico no consentido sobre zonas
    sexualmente significativas efectuados de tal forma que a la víctima no le da tiempo a
    articular respuesta alguna, a reaccionar impidiendo el ataque, por ejemplo, en lugares
    de alta aglomeración, como pueden ser los transportes o los espectáculos públicos 27.
    No se puede cuestionar que el hecho descrito implicaría un ataque a la libertad sexual
    de otro, a su derecho a excluirse de un contacto con la sexualidad. Sin embargo, parece
    excesiva la sanción establecida al respecto en el artículo 181.1, si se considera que la
    pena (prevista es de prisión de uno a tres años o multa de dieciocho a veinticuatro
    meses).
    Del mismo modo, literalmente no hay problema para entender captados supuestos
    como aquellos en los que sorpresivamente se realiza frente a otro un acto de exhibicionismo,
    en cuanto, no mediando violencia o intimidación, implican atacar la libertad
    sexual de otra persona, en concreto su derecho a la distancia, o su indemnidad sexual,
    sobre todo cuando es una persona todavía en formación como puede ser alguien menor
    de dieciocho años. Sin embargo, éstos son casos castigados expresamente cuando la
    víctima sea menor de dieciséis años en el artículo 185, con una pena más reducida que
    la aquí prevista. Lo que carecería de sentido sería sancionar más gravemente los casos
    26 No obstante, vid. supra posiciones discrepantes en relación con lo expuesto en el texto, especialmente E.
    Octavio de Toledo y Ubieto que basándose en la diferente redacción que presentan agresiones y abusos sexuales,
    sostiene que en aquéllas no es preciso el contacto físico, mientras que en éstos sí; «Razones y sin razones para una
    reforma anunciada», op. cit., 1997, p. 1144.
    27 F. Morales Prats; R. García Albero, Comentarios..., op. cit., p. 947. En la jurisprudencia, vid. STS de 20 de
    marzo de 1998: donde el acusado, abrazó por detrás a la víctima «dándole besos en el cuello y tocándola (sic.) los
    pechos y glúteos»; o la STS de 12 de mayo de 1999, donde el acusado inesperadamente dirigió su mano a los
    genitales de la víctima, agarrándole de dicha parte durante unos instantes.
    Manuel Gómez Tomillo
    Revista Electrónica de Ciencia Penal y Criminología. 2005, núm. 07-04, p. 04:1-04:35  ISSN 1695-0194
    04: 12
    de exhibicionismo cuando la victima es mayor de dieciséis años que cuando es menor
    de tal edad. En consecuencia, debería concluirse que tales comportamientos permanecen
    impunes, lo que no oculta las deficiencias de la regulación.
    Por último, como señalábamos anteriormente, el contacto físico no puede considerarse
    como una exigencia del tipo, aun cuando el grueso de comportamientos relevantes
    sea precisamente los así caracterizados. Son imaginables una amplia pluralidad de
    conductas que pueden incidir en el tipo, pese a la ausencia de tocamiento alguno:
    desnudar a la víctima inconsciente; observar de forma desapercibida su desnudez.
    Nuevamente debe dudarse de la conveniencia político criminal de sancionar con una
    pena algunos de los ejemplos propuestos; espiar puede ser altamente censurable desde
    la perspectiva moral, pero resulta un exceso acudir al Derecho penal para reprimir tales
    comportamientos.
    2.- El artículo 182 contiene el segundo grupo de conductas incriminadas, con carácter
    agravatorio. En este caso la acción debe consistir en el acceso carnal por vía vaginal,
    anal o bucal o introducción de objetos o miembros corporales por cualquiera de las
    dos primeras vías citadas. La única novedad significativa acaecida con ocasión de la
    reforma en relación con los abusos sexuales se refiere precisamente a los casos en los
    que la acción consiste en la introducción de miembros corporales por las vías legalmente
    especificadas, donde las reflexiones anteriores efectuadas en relación con el
    artículo 179 serían válidas aquí28.
    3.- Por fin, el tercer grupo de conductas están contenidas en el artículo 183 y poseen
    un carácter atenuatorio. Se caracterizan por la presencia de engaño, incrementándose la
    pena si la acción consiste en obtener acceso carnal por vía vaginal, anal o bucal o
    introducción de objetos o miembros corporales por cualquiera de las dos primeras vías.
    En cuanto al engaño, sólo puede venir en consideración cuando el sujeto pasivo se
    encuentre comprendido entre los trece y los dieciséis años. Tradicionalmente la jurisprudencia
    venía reconduciendo al viejo estupro por engaño, de alguna forma paralelo a
    ésta figura de delito, la falsa promesa de matrimonio, de alguna manera para forzar al
    matrimonio 29. Sin embargo, nada impide traer aquí cualquier medio fraudulento que
    determine un consentimiento viciado para la obtención de favores de naturaleza
    sexual30. El problema es si puede considerarse en este marco supuestos como el ocul-
    28 Probablemente debería tratarse en este contexto el siguiente caso: dos sujetos violan a una mujer, empleando
    violencia para ello; consumado el delito aparece en escena un tercer sujeto que aprovechando el estado de
    pasividad de la mujer tras los anteriores hechos y sin llevar a cabo acto violento alguno, perpetra un nuevo
    yacimiento; el BGH en esa ocasión rechazó calificar los hechos como coautoría sucesiva de un delito de violación,
    considerándolo bajo el § 179 StGB, esto es, abuso sexual de una persona incapaz de oponerse (C. Roxin, Täterschaft
    und Tatherrschaft, 1994, p. 594). En nuestro Derecho, como se desprende de lo que expondremos a
    continuación, probablemente lo procedente hubiese sido estimar presente un delito de abuso sexual agravado del
    artículo 182.1; un criterio diferente vid. en C. Lamarca Pérez, Manual de Derecho penal…, op. cit., p. 134. En
    general, sobre estos problemas permítasenos remitirnos a nuestro trabajo, «Sobre la denominada coautoría
    sucesiva en los delitos dolosos. Tratamiento jurídico penal de la complicidad sucesiva », Revista de Derecho Penal
    y Criminología 10, UNED, 2002, pp. 73 y ss.
    29 F. Muñoz Conde, Derecho penal. Parte especial, 1999, op. cit., p. 216; el incumplimiento de tal promesa
    no determina la presencia del delito, vid. F. Morales Prats; R. García Albero, Comentarios..., op. cit. p. 953.
    30 Id. Muñoz Conde. E. Orts Berenguer; C. Suárez Mira se refieren a la posibilidad de engañar asegurando no
    padecer el SIDA (Los delitos contra la libertad…, op. cit., p. 137); vid., asimismo, SAP de 27 de enero de 1997 de
    Derecho penal sexual y reforma legal: Análisis desde una perspectiva político criminal
    RECPC 07-04 (2005) - http://criminet.ugr.es/recpc/07/recpc07-04.pdf
    04: 13
    tamiento de la condición de casado, o la falsa manifestación de la condición de soltero,
    aun cuando es dudoso que pueda estimarse engaño suficiente. En general, la doctrina,
    con razón, se manifiesta críticamente en relación con este tipo31 y entiende que se trata
    de un supuesto con escasa autonomía que debería haberse tratado dentro de los abusos
    sexuales con prevalimiento de superioridad32 del artículo 181.3. El legislador, pues, ha
    perdido una buena ocasión para corregir el errático rumbo legal.

  4. #4
    Senior Member
    Fecha de ingreso
    16 oct, 05
    Ubicación
    algeciras
    Mensajes
    172

    Re: SEXO ENTRE MENORES

    Gracias a ambos, mi teoría basada en solo el conocimiento del CP, era correcta. (nunca he leido jurisprudencia al respecto).

    Es porque hace unos días durante un servicio se dio un caso en el que yo me posicioné rapidamente en cuanto al metodo o modo de actuación policial, pero otros quería detener hasta al perro del portero del piso, menos mas que me hicieron caso, incluyendo al jefe de servicio, que no creía que yo estuviera en lo cierto.

    Gracias.
    SERPICO

  5. #5
    Junior Member
    Fecha de ingreso
    11 jul, 17
    Mensajes
    2
    Opinio que cuando son relaciones sexuales entre menos se tienen que dar una serie de requerimientos tal y como ha dicho parabol. Lo que nunca tiene que ocurrir como por ejemplo que el menor se sienta engañado o forzado a cometer actos no deseados. Mientras ambas parejas quieran tener relaciones sexuales yo creo que no existe pareja. No obstante los padres también tienen que hacerse cargo de los hijos y saber con quien se junta. Además de controlar su actividad en internet puesto que hoy en día hay cientos de páginas para chatear y conocer gente y eso siempre tiene que estar controlado.
    Encuentra increíbles cámaras de web cam porno en directo para adultos

  6. #6
    Junior Member
    Fecha de ingreso
    11 jul, 17
    Mensajes
    2
    A pesar de que hoy en día en internet hay muchas redes sociales y páginas para adultos donde nuestros hijos deben de tener cuidado y saber con quien personas son las que están hablando porque también hay sitios donde te pueden ver con tu cámara web y mantener relaciones sexuales virtuales, este tipo de páginas de videochat con web cam porno están cada vez más en auge pero son exclusivamente para mayores de 18 años y ahí es donde tenemos que controlar que los menores no accedan porque es responsabilidad de los padres controlar lo que hacen sus hijos.
    Encuentra increíbles cámaras de web cam porno en directo para adultos

  7. #7
    Junior Member
    Fecha de ingreso
    20 dic, 17
    Mensajes
    3
    ay caramba

  8. #8
    Junior Member
    Fecha de ingreso
    10 may, 19
    Mensajes
    1
    Por lo que yo sé, es claramente ilegal!!!

CONSULTA A UN ABOGADO

Si necesitas más información y quieres contactar directamente con un abogado, indica el motivo y pulsa el botón "Contactar".

Concertar una visita Pedir un presupuesto Contactar con un abogado

Marcadores

Marcadores

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •