Compré un teléfono móvil en Barcelona en un minorista que distribuye Movistar con una cuantiosa ayuda con la condición de consumir un mínimo de dinero durante 18 meses.

Al montar el teléfono móvil la tapa de la batería no se cierra. Voy a la tienda a que revisen el teléfono y dicen que el teléfono ha sido manipulado y no puede cerrar bien por mal uso del cliente. Las veinteañeras que atienden la tienda me dan unas explicaciones vergonzosas. El teléfono está intacto y en la tienda no quieren saber nada.

Les solicito un teléfono igual que cierre bien y me responden, textualmente: “No tenemos más teléfonos como ese. Era el último que teníamos”.

Contactado con el 609 de telefónica, la compañía se limita a darme el teléfono del servicio técnico del teléfono.

El servicio técnico debe estimar que es un defecto de fábrica, porque no hay elementos en el cierre del teléfono que se aprecien fracturados, pero el contrato de consumo mínimo está corriendo, aunque todavía no he hecho ninguna llamada.

¿Cómo puedo parar dicho contrato?

¿Cómo puedo anularlo?, es decir, ¿una junta arbitral de consumo está autorizada a parar dicho contrato o lo tiene que hacer un juez a instancia del consumidor?

Si no deseo ser más cliente de Telefónica Móviles, ¿puedo pedir la rescisión del contrato ante un juzgado?

¿Puedo denunciar a Telefónica Móviles y al minorista por venta fraudulenta?

¿Cómo puedo evitar mi indefensión?