Voy a intentar resumir mi caso lo más claramente posible.

Mi madre ha fallecido dejando en testamento a uno de mis hermanos un inmueble que fue adquirido hace 30 años con la indemnización correspondiente que nos asignaron a los hijos por la muerte de mi padre puesto que mi madre carecía de otros ingresos ni ahorros. Esta indemnización, al ser entonces todos nosotros menores de edad, fue administrada por mi madre como nuestra representante legal. Este hecho era conocido por todos nosotros y permitimos que nuestra madre estableciese en dicho inmueble su residencia habitual. Tras su fallecimiento se produce la apertura del testamento saliendo a la luz su última voluntad de legar dicho bien en exclusiva a nuestro hermano menor, el cual estuvo viviendo con ella durante algunos años y cuya influencia en la voluntad de la causante está más que probada. Para acabar decir que en este caso rige la ley aragonesa.

Ante esta situación, ¿qué solución legal podría darse?

Gracias de antemano.