En nuestro piso de estudiantes hemos pensado que la mejor solución es instalar una minilavadora para que podamos utilizarla sin tirar mucha agua, ahorrando en espacio, ya que el lugar es muy reducido. La duda que tengo y que quiero transmitirla aquí es que, si todo el mundo pone el mismo dinero para su adquisición, ¿quién al final de todo el proceso y después de terminar nuestros estudios, se lo quedaría? Sé que una de las que lo utilizamos no lo quiere, pero las otras tres sí, entonces no sé cómo solucionar este altercado sin que ninguna de nosotras se enfrente a una pelea.