Tener buena educación debería ser un derecho y un deber que todos deberíamos de tener. Cuando una persona se acerca a ti y no es capaz de darte los buenos días o simplemente no le sale de la boca ni un triste por favor, hay que hacerlo mirar porque creo que son unas palabras muy simples pero que a la vez dicen mucho de la otra persona y no deberíamos de encontrarnos en la situación de personas que se suben en el mismo ascensor que uno y que no sea capaz de darte ni un triste buenos días. Creo que la gente antes daba más importancia a estas cosas.