Con la nueva tecnología uno nunca sabe y es que quiero contaros un caos que he visto muy de cerca y que me ha dejado de piedra. Es más la noticia creo que ha salido incluso en los principales diarios, y es que un compañero de trabajo ha sido denunciado por su propio hijo porque él ha decidido quitarle el teléfono móvil para que pudiera estar y sacar mejores notas de lo que estaba sacando actualmente, que por cierto, eran nefastas. Es importante destacar que en ningún momento ha habido agresión, pero se ha decidido a tomarle el teléfono y esto para el adolescente es una auténtica ofensa. ¿Qué pensáis al respecto? Puede ocasionarle más problemas de los que ya tiene o cuenta con todo el apoyo de la ley para hacer esto.