Mi pareja me ha dejado hace cuestión de una semana, y hemos hecho repartición de lo que teníamos en casa. Creo que salgo perdiendo con lo que he obtenido, ya que si somos justo con lo que se ha quedado ella y con lo que yo me he quedado, al final en valor económico con total seguridad lo suyo es mucho más valioso. Lo que sí puedo decir que me va a venir bien ha sido el hecho de que ella se quedara la cama, porque he comprado un colchón viscoelástico para mi nuevo piso, algo que llevaba tiempo buscando pero que ella decía que no quería porque no valía la pena. Ahora soy algo más pobre con lo que he conseguido, pero al menos descanso mucho mejor.