Antes de aceptar una herencia, es recomendable acudir a un experto para que realice una planificación fiscal, y así minimizar el impuesto de sucesiones.



Una correcta planificación fiscal y financiera de la herencia, nos ayudará evitar costes innecesarios e imprevistos, y que los impuestos que gravan las herencias no las dejen excesivamente reducidas, además de prever que los herederos dispongan del dinero suficiente para realizar el pago de dichos impuestos y además de los gatos que supone aceptar la herencia.